Diario de Selina, Llegada. - Lianchio

Lianchio

Blog de Lianchio Bloguera, BlogueTEA, Gamer, BlogueCocina, y más...

domingo, 30 de agosto de 2020

Diario de Selina, Llegada.

Selina permanece sentada en un rincón cercano a su sarcófago. Entre sus piernas cerradas sostiene un grueso diario de páginas amarillentas aparentemente en blanco. Junto a ella, una pluma y un tintero con el que escribe sonriendo, a veces dibuja con un pequeño carboncillo mientras piensa lo que quiere expresar. Una vez termina, guarda el diario en algún lugar oculto, donde sus pensamientos solo queden para ella misma.

"Si, me diste este diario como regalo antes de despedirnos, pero, sinceramente me cuesta sentarme y ordenar mis pensamientos. Llevo tanto tiempo contenida que tengo que soltar algo.

Ya hace un mes que llegué a necrópolis y, como me aconsejaste encarecidamente, he permanecido en un segundo plano, escuchando, observando y sin mostrarme como tú siempre dices, "un verdadero tormento de lengua afilada".

He conocido a algunos de mis nuevos hermanos de sangre, que no sé por qué se han puesto a mandarme tareas para probarme. Por cierto, todos hablan como si bebieran sangre de bardo, y me he tenido que reprimir unas cuantas veces para no soltarles una vulgaridad de las mías.

Mi primer contacto con un hermano fue con un abrazo. Y es que el hermano Mosca tiene algún problema de cariño, por eso habla como si su gran amor fuera él mismo, pero a la vez quiere que todos le escuchen hablar de sus batallas o historias en tercera persona sobre él mismo. Me hace gracia, y he probado a soltarme algo ante él a ver que sucedía, y mejor lo dejo para más tarde. Pese a todo, es el que más cosas puede enseñarme, y a quien más me parezco (al menos en la forma de combatir o actuar). Tengo que saber más sobre él

El Hermano Gritón es el que mejor me cae por ahora. Es uno de los que más se ha interesado en ayudarme a controlar mis nuevos poderes y dado algún que otro consejo. En combate grita mucho y parece disfrutar berreando, pero es un guerrero temible y digno de observar. Además de contarme historias sobre algunas zonas de Emnekhul y alrededores, me ha ofrecido su ayuda si la necesito. Es una compañía agradable.

He oído hablar mucho sobre la sacerdotisa perdida, Ireth y algunos hermanos que ya no están, o hace tiempo que nadie los ve. Y como me recomendaste, me he sentado horas en la biblioteca a conocer sus políticas, ejercito, grupos y demás formalidades de la ciudad de los huesos. Por ahora se me escapan muchas cosas, como la cantidad de humanos mortales que pululan por la ciudad, o algunas conversaciones que aún no tienen sentido para mí.
En el Templo de la Noche Eterna he contactado con algunos hermanos de fe. Penumbra, es un sacerdote de la Dama, y con su ayuda he podido contactar con otros fieles a la Señora de la Noche. Tras una ceremonia en el Templo, hemos hablado de nuestros planes y luego actuado en consecuencia.


Hay otro hermano, es el que más serio y firme ha sido conmigo. Creo que ostenta un título, aunque le llamaré aquí Hermano León, pues su sola presencia bastó para saber que estaba ante alguien que tenía que tratar con respeto. "No tengo paciencia con los débiles" me dijo tras hacerme un encargo. Espero que el regalo que dejé junto a su sarcófago le haya mostrado que no lo soy.
Tengo un libro de color carmesí que entregar, tres informe que escribir, y definir en profundidad mi alter ego para mis salidas a la superficie (Elba Darash). Y aquí estoy, dibujando mientras intento recordar mis primeras impresiones en esta ciudad.

Puede que pronto me abra un poco más con mis hermanos, espero que entiendan que pese a todo, mi lealtad está con ellos y con la Ciudad Inmortal. Aunque no hable como si me hubiera comido los libros de una biblioteca élfica, ni me muestre como si los de nuestra estirpe carecieran de sentido del humor."


No hay comentarios:

Publicar un comentario