Diario de Selina, Errores - Lianchio

Lianchio

Blog de Lianchio Bloguera, BlogueTEA, Gamer, BlogueCocina, y más...

martes, 1 de septiembre de 2020

Diario de Selina, Errores

No hay mejor aprendiz que el tiempo, y las últimas noches me han dado una gran lección. Poco a poco voy conociendo a mis nuevos hermanos y a veces las primeras impresiones no son las que cuentan.

Tengo que cambiarles sus nombres secretos, pues cada día noche que pasa empiezo a admirarlos cada uno en su forma de ser, tan distintos. Pero cuando unen sus fuerzas y habilidades, solo queda observar y disfrutar del espectáculo.

SOMBRA se empeña en criticar mi vestuario. Empiezo casi a perdonárselo porque aprendo mucho de él observando como se mueve en silencio. Aunque a veces su humor me desconcierta, cuando llega el momento es admirable su forma de actuar y estar en el sitio adecuado, o hablar cuando un susurro, o una amenaza velada, debe hacerse. Si no fuera tan orgullosa le pediría que fuera mi maestro en muchas cuestiones. El tiempo lo dirá.

GALÁN  me ha dado una gran lección. Me da hasta vergüenza recordar mi accidentado encuentro con él. Pero es comprensivo, y creo que se ha dado cuenta del poco tiempo que mi Sire dedicó en enseñarme a usar mis nuevos poderes antes de partir a otras tierras.

Dos seres de la oscuridad disfrazados, intentando robar, o cualquier otra cosa, al otro. Una cueva y la salida a plena luz del día. La Viuda pone escusas para no salir. Creo recordar que buscar setas y que le gustaban las cuevas. El hombre no la deja sola, ella tiene hambre. Están solos. Él le da la espalda.

Aparte de algún bandido esporádico, era mi primera caza en solitario. Cometí todos los errores que podía cometer. La Dama quiso que fuera con un hermano y mi torpeza quedara entre él y yo, sin contratiempos.

Tras un infructuoso ataque, y mi consiguiente sorpresa. Lo miré a los ojos e intenté que me dejara besarlo y dejara todo su oro. Nunca, jamás contaré a nadie lo que sucedió a continuación.

"¿Qué clase de la ladrona eres? No, de verdad, si quieres un revolcón, podemos hablarlo. ¿Tratas de dominarme con tu mirada?. Son preciosos sabes...unos ojos bonitos...de encantadora...pero chica que soy el Vidente"

Ah, por lo visto cuando intento dominar a alguien pongo "caras raras". ¿Cómo que caras raras? Soy una puñetera belleza de ojos cerúleos tirando a turquesa. ¡Pero qué demonios!

Tengo tanto que aprender de ellos, y aún no los conozco a todos en profundidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir por Correo